Área de desarrollo Personal.

Emocional.jpg

Inteligencias: Interpersonal, Intrapersonal, Social  

Las emociones, a diferencia de la mente racional, que se comunica a través de la palabra, lo hacen de un modo no verbal. El lenguaje gestual, el lenguaje de la música, del teatro, de la plástica, en fin, el lenguaje del arte, nos transporta inconscientemente al espacio de las emociones.

Con la antigua mirada educacional se dejaba de lado un  aspecto esencial de los seres humanos: las emociones,

Utilizamos  el término  emoción para referirnos a una posible reacción psicológica  y fisiológica ante un estímulo determinado. 

Coexisten  miles  de emociones, junto con sus fusiones, variables, mutaciones y matices. En efecto, existen en la emoción más sutilezas de las que podemos nombrar.

“Peter Salovey organiza las inteligencias en cinco competencias emocionales principales:

a) El conocimiento de las propias emociones:

b) La capacidad de controlar las emociones:

c) La capacidad de motivarse a uno mismo.

d) El reconocimiento de las emociones ajenas: la empatía es otra capacidad que se asienta en la conciencia emocional de uno mismo, y constituye una habilidad fundamental.

e) El control de las relaciones: la magia de la relación se basa, en gran parte, en la habilidad para relacionarnos apropiadamente con las emociones del otro.

Los niños emocionalmente sanos tienen una buena autoestima personal. Saben tratarse a sí mismos del modo en que han sido tratados por los demás. La autovaloración es el reflejo de la imagen que apreciamos que los demás tienen de nosotros. Es tarea personal y de la educación llegar a lograr el dominio de uno mismo, desarrollar la facultad para solucionar los reveses emocionales.”

Quienes poseen una elevada inteligencia emocional –interpersonal, intrapersonal y social- son personas socialmente estabilizadas, sociables, optimistas. Poseen una gran capacidad de compromiso con ideales y con personas, acostumbran asumir tareas, tienen una mirada ética de la existencia. Su mundo emocional es fértil, se sienten a gusto consigo mismos, con sus semejantes y con el universo social en el que viven, tienen una autoimagen positiva, y la mayor de los acontecimientos tienen sentido.

Inteligencia Interpersonal:

Es la capacidad de percibir el nivel de relación que establecemos para interactuar eficazmente con otros, reconociendo en el otro las emociones que le dominan en el momento. La comunicación interpersonal – proceso ontológico que nos constituye en seres humanos- aporta las aptitudes necesarias para comunicar emociones o pensamientos así como para recepcionarlos con éxito. Esto implica no sólo el lenguaje oral y escrito, sino también la música, la pintura, el teatro, el ballet, y de hecho, toda conducta humana.

Por ello este tipo de inteligencia tiene que ver con las cualidades para comprender a otros, para interactuar con ellos satisfactoriamente e incluso para liderar un grupo de personas para lograr un propósito determinado.

La inteligencia  interpersonal se construye a partir  de una capacidad nuclear para sentir distinciones entre los demás: en particular, contrastes en sus estados de ánimo, temperamentos, motivaciones e intenciones. En formas más avanzadas, esta inteligencia permite a un adulto hábil, leer las intenciones y deseos de los demás, aunque se hayan ocultado. (HOWARD GARDNER, La Teoría de las Inteligencias Múltiples”, 1995, página 40) 

-

Inteligencia Intrapersonal:

Es la inteligencia que permite habitarnos, que abre el umbral a  la introspección, a la mirada interna, a la percepción de sí mismo. Es la capacidad de darse cuenta y de aceptarse, –virtudes, defectos, circunstancias de vida- y la habilidad  de adaptar las propias maneras de actuar a partir de ese conocimiento, lo que permite organizar y dirigir  la  vida personal. Comprende la integridad, la la autoestima, el autoconocimiento y la autonomía, factores indispensables para la construcción de contextos estables.

 La Inteligencia Intrapersonal es el conocimiento de los aspectos internos de una persona: el acceso a la propia vida emocional, a la propia gama de sentimientos, la capacidad de efectuar discriminaciones entre estas emociones y finalmente ponerles un nombre y recurrir a ellas como medio de interpretar y orientar la propia conducta. Una persona con una buena inteligencia intrapersonal posee un modelo viable y eficaz de si mismo (HOWARD GARDNER, La Teoría de las Inteligencias Múltiples”, 1995, página 42)

La ausencia manifiesta de relación consigo mismo puede  generar autismo en algunos niños. Las características por las que podemos reconocer a un niño autista son variadas.  

 

Inteligencia Social en el plano individual. Es la capacidad para conectarse con los acuerdos sociales, con las costumbres, con la cultura vigente, y retroalimentarse de los mensajes del entorno para convivir armónicamente en comunidad.

La inteligencia social, incluye en su funcionamiento a las inteligencias inter  e intrapersonal,  y se supedita  al manejo que el individuo asume con  las situaciones que se presentan al interior de una sociedad.

La vida humana es también fruto de una influencia inquebrantable del medio ambiente sobre las emociones y sobre el modo de observar y asimilar que el individuo tiene ante  los acontecimientos que se suscitan en el mundo que le rodea.

Es posible renovar  la manera en que el ser humano se relaciona con sus iguales. Somos seres sociales,  gregarios, ésta es una raíz primordial, entonces la solución a esta relación individuo-individuo, radica en encontrar la satisfacción personal y el modo para aceptar y acoger a los demás, para potenciarlos, para confirmarlos, para  conducir  situaciones  de conflicto, para sobrellevar  situaciones de tensión,  para  hallar  soluciones satisfactorias a problemas  habituales.  

Esta inteligencia, que se funda esencialmente en la confirmación, ha permitido desarrollar culturas y sociedades a través de la existencia  humana en el planeta.


La inteligencia social revela que nos hemos constituido como individuos para establecer relaciones con otros y con el entorno  a través de pautas de interacción social, (normas, leyes, acuerdos, costumbres, formas de convivencia, compromisos) pautas de enorme significación en nuestras vidas.  Nos hemos constituido para formar familia, para compartir y educar a nuestros hijos, para desarrollar culturas, para convivir en comunidad, para ser sociables,  con el fin de lograr el propósito de todos los propósitos, la felicidad, inserta en un mundo donde la integridad sea el factor preponderante, y donde la solidaridad, la empatía, el respeto mutuo, la generosidad y la valoración de la diversidad, se constituyan, en la medida que son una predisposición natural en los seres humanos, en valores permanentes que contribuyen al desarrollo del  pensamiento ético y moral del individuo.

Nace, entonces, el paradigma de la participación y por consiguiente el comportamiento social, que depende de  la capacidad perceptiva autónoma del individuo, de la manera en que construye la sociedad  interiormente y de la toma de decisiones equilibradas. Estos tres factores son  la puerta por la cual los seres humanos nos incorporamos al mundo de la participación.   La realidad social, externa, es de gran influencia en nuestras vidas; sin embargo, lo significativo, es lo que percibimos en ella y la sinergia,  componentes humanos que ayudan a fundar contextos estables en los que todos podemos habitar.

Cada ser humano es parte de un gran todo por el que debe navegar  con el darse cuenta de sus actos y el de los otros, con la autonomía y con la libertad de opinión, responsables y respetuosas,  donde la realidad no es un pro­ducto acabado, sino un contexto en permanente cambio, contexto donde nuestras conductas  se convierten en paradigmas del aprendizaje social de otros.

No respetar los acuerdos sociales, eventos presentes en la cotidianidad de los actos humanos, puede traer consecuencias negativas insospechadas para el individuo y/o para el sistema que lo rodea. La finalidad de los acuerdos sociales incluye el sentido de interés general, la solidaridad, la equidad, la fraternidad, la generosidad, valores éticos y morales, compromiso y justicia;  no obstante, el respeto a los cuerdos sociales, es entre todos los problemas educativos, el más difícil de cumplir. Unir a los componentes de un sistema social en torno a proyectos de vida y colaboración colectivos, en apoyo al progreso y bienestar de esa comunidad, radica, ante todo, en la determinación concreta de la mayoría por desarrollar la inteligencia social individual. En conclusión, se puede inferir que la inteligencia social permite percibir, diferenciar y jerarquizar los acuerdos sociales, las expresiones culturales, las formas de convivencia y la cotidianidad, de manera que el proceso de la relación, de la participación y de la convivencia colectiva, se transforme en un periplo  abastecedor de experiencias positivas   

 

 

|

Comentarios

Your style is so unique in comparison to other folks I've read stuff from. Thank you for posting when you have the opportunity, Guess I will just bookmark this page.
Responder

es realmente instructivo tu espacio, provechoso y con una mirada distinta ,respecto a nuestra superaciòn ,autoestima y entorno. Y es importante la aceptaciòn social y buscar nuestro colectivo,hasta encontrarlo, porqiue puede ser que queramos integrar grupos sociales que no son los adecuados a nuestra sociabilidad, caràcter, vivencias, entorno y que no nos demos cuenta. la idea es encontrar la gente adecuada ,para ser nuestros amigos, contactos y-o formar parte de nosotros mismos.-como somos y como pensamos.Entregas mucho ,por què??

Responder

 Creo que la educación se debería enfocar en el educar, en buen sentido de la palabra, el educar para la vida, y no para ser parte de la fuerza de trabajo.Hacen falta profesores más humanos que se interesen por la felicidad de los alumnos,una educación que se preocupe por el desarrollo humano, individual y social. y que las emociones de los alumnos no seaN consideradas uina caja negra, como decían las bases del conductismo.tal vez mi vision pueda parecer idealista, pero pienso que desde un reformulamiento en la educación, se puede lograr un mundo más humano. La educación es vista como algo intrinsecamente malo por los alumnos, las escuelas como cárceles que les quitan la oportunidad de aprender otras cosas, que son consideradas como conociminetos más triviales.Tenemos una educación que se dedica a adormecer las conciencias, la creatividad, a someterse a la autoridad, un sistema de robotizacion.

Tenemos el mundo que tenemos, por la educación que tenemos(parece un trabalenguas)

Estimado Carlos, no puedo dejar de agradecerte por tu sitio, y no puedo dejar de hacer reerencia a Claudio naranjo  quien es un psiquiatra chileno que ha tratado temas d ela educación , con su programa S.A.T. de educación, este se inscribe en una línea de educación integradora, en relación con el pensamiento de RousseauDewey , entre otros. Pone el acento en los aspectos emocionales y espirituales del proceso de aprendizaje, y en la relación personal y transformadora que ocurre en dicho proceso.Cuando lo leí mi mente se abrío y mi corazón habló... me dictó el camino que debía seguir,

 

Saludos,

 Con CARIÑO

 

-----------------
+Camila+



Responder

Es interesante lo que escribes; primera vez que visito este blog y me ha quedado una muy buena impresión, además de coincidir en la mayoría de lo que se propone en él.

Lo que más rescato es el tema de la emoción como vehículo de comunicación; soy actriz aficionada y monitora de un taller, y es una de las cosas que trabajamos mucho.

Saludos,

 

Germaine. 

Responder




No he encontrado tu libro en librerías. Me puedes informar sobre el tema.

Por favor sigue escribiendo los estudiantes de pedagogía te lo agradecemos

Atte

Silvana

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar
anuncios profesionales
anuncios profesionales